jueves, 20 de junio de 2013

No puedo verte XXI

¡¡¡¡El siglo XXI!!!! Ok no... Ya estoy desvariando...


Capítulo 20: El pasado siempre vuelve



Capítulo 21: Lucha interior

A duras penas llegó a casa de su amigo, su cabeza intentaba canalizar todo lo que había descubierto. No podía ser cierto, no quería que fuera cierto. Alice, la única por la que habría dado todo no era lo que pensaba, lo que anhelaba. Le mintió, haciéndole creer que podía ser la mujer que lo salvaría de su destino. Al final la sobreestimó, su comportamiento espontáneo y natural le había ocultado un pasado que habría estado dispuesto a asumir pero se lo omitió, le había tomado por un imbécil al no confiar en él ¡Un hijo! ¿Por qué no le había hablado de él? ¿Pensaba que nunca lo descubriría? ¡Maldición! Era como los demás, jamás encontraría a alguien que se apoyara en él sin condiciones. Seguramente lo veía como un fracasado, claro; por eso no se abrió, por eso le mintió.


Por otra parte, su mente se cuestionaba el porqué habría abandonado a su hijo, una criatura inocente. Su familia era bien avenida, podrían haberlo mantenido, podrían haberle dado una familia ¿Dejarlo desamparado en un orfanato? Jamás podría entenderlo. Ahora su padre los estaba usando con el tema del niño, y por el simple hecho de no haberse planteado las cosas correctamente. No justificaba el comportamiento de su padre pero ellos le habían dado herramientas para que su maldad fuera más efectiva. 

Necesitaba el consejo de su amigo, si alguien no le ponía orden a sus pensamientos podría terminar desquiciado, la rabia e ira lo llevarían a cometer una locura que temía no poder reparar. Hyo Jo siempre tenía sabías palabras que de seguro lo ayudarían a encontrar una solución concisa antes de dejarse llevar por sus instintos.

Golpeó la puerta con fuerza, necesitaba con urgencia que le abriera en ese instante, un segundo más y desaparecería para hacer realidad lo que su destrozada mente tenía ideado. Cuando cerraba sus ojos dejándose llevar por el intenso dolor de saberse abandonado hasta por su mejor amigo, este lo agarró evitando que se desvaneciera justo después de atravesar el jardín en dirección a su hogar.

-Demonios, Jong ¿Qué demonios te ha pasado?- Le fue difícil manejar el corpulento cuerpo de Jong pero al ser un tanto más alto pudo equilibrarlo hasta encontrar sus llaves y entrar en casa sujetando al joven a su costado.

Lo dejó caer en el sofá del salón y lo intentó espabilar golpeando sus mejillas. Al ver que no reaccionaba se dirigió a la cocina, agarró alcohol, lo echo en un poco de algodón, y volvió junto a Jong. Este respondió inesperadamente ante el fuerte condimento de lo que le pasó Hyo Jo por debajo de su nariz.

-¿Qué? ¿Dónde?- Hyo Jo lo ayudó a incorporarse hasta acabar sentado en el sofá. Jonghyun se llevó las manos a la cabeza sobándola fuertemente. Todos los recuerdos volvían como cuchillas afiladas a él.

-¿Qué ocurre Jong? ¿Tú padre te ha descubierto en algo? ¿Se nos ha jodido el plan?

-Nada de eso Hyo Jo. Alice... Alice...- No pudo continuar, el nudo de la garganta lo obligó a tragar fuertemente, intentando aplacar las lágrimas en vano.

Terminó llorando sin control, Hyo Jo no preguntó entonces, simplemente sobó la espalda de su compañero esperando a que estuviera lo bastante tranquilo como para contarle qué lo tenía así. Hacía bastante tiempo que no lo veía tan derrotado, tan derruido, incluso cuando su padre le obligó a dejar el mundo de la música no lo vio flaquear, si no que lo afrontó con decisión, con valentía. Ahora debía ser algo completamente distinto, algo con lo que no podía luchar sin salir herido. Sí, seguramente se trataba de un asunto delicado relacionado con esa muchacha pero ¿Qué? No se esperó que la razón la obtuviera tan pronto.

-Hyo Jo- Este atendió sin dudar a su llamado. Había algo en la mirada de Jong que no quiso descifrar, esperó a que tomara aire y volviera a hablar. -Alice tiene un hijo-

-¡¿Qué?! Pero no me dijiste que...

-¡Me mintió! ¡Me ha mentido como todo el maldito mundo! ¡Como todos los demás!- Se levantó con cólera, sin dejar que su mente pensara en sus palabras, soltando todo y cada uno de sus más profundos sentimientos. -¡Quiero terminar con todo Hyo Jo! ¡Te juro que quiero pegarme un tiro!

-Primero quiero que te tranquilices y me cuentes en qué te basas para decir eso. Estás alterado y no mides tus palabras- Su amigo hacía caso omiso, comenzó a vagar por el salón dejando que sus impulsos le ganaran la partida.

-Mierda Hyo Jo ¿Sabes qué es lo más gracioso? Sospecho que ese niño es Seung Jae- Los ojos de Hyo Jo se abrieron sobremanera, realmente no podía creerlo.

-¡¿Qué?!-

-Qué lo abandonó joder, como mi padre hizo conmigo ¡Lo abandonó! Yo pensaba que era diferente pero está podrida, como mi padre, como los que nos hicieron eso ¡Como yo!- Entrelazó los dedos en su nuca y hizo presión hacia delante, intentando calmarse, en vano.

-¡Vale ya Jonghyun! ¿Tienes pruebas?- Ahora era él quien se levantaba hacia Jonghyun.

-Pues lo que sé seguro es que Alice es la heredera de las empresas “Park Shin” ¿Sabes lo que significa eso?- Hyo Jo lo entendió a la primera, con eso lo del niño podría ser verdad y Alice quedaría tal y como la definía Jong en su momento de ira pero su intuición de abogado le decía que quizás se le escapaba algo, debían saber hasta el mínimo detalle para poder buscar culpables.

-Sí, entonces ¿Tu padre utiliza el chantaje con ellos, o sea, utiliza a ese crío para joderlos?

-Así es...- Volvió a sentarse dejando caer los brazos a sus costados.

-¿No puede ser algo más complicado Jonghyun? Quizás no estás sopesando todas las posibilidades, quizás Alice se vio obligada a ocultar la existencia de su hijo- Intentó explicar Hyo Jo, se rehusaba a creer que la muchacha fuera culpable de algo.

-¿Abandonar a un hijo? Eso no tiene justificación- Se llevó las manos a la frente, frotándola insistentemente.

-Ya pero...

-¡Oh dios! ¿Tendrá algo que ver con mi padre? ¡Todo lo han obrado entre los dos!- Se precipitó Jonghyun levantándose de nuevo. Los impulsos controlaban hasta su último pensamiento.

-Alice en contra de sus propios padres ¿Te estás escuchando?

-Igual que yo contra el mío ¡Claro, ¿cómo no lo he visto antes?!- Hyo Jo se sobó el rostro, era imposible que Jong escuchara en esos momentos.

-No estás pensando con claridad-

-Además ¿Por qué no confió en mí? ¿Por qué no me lo dijo? Es algo serio, muy serio...- Seguía ignorando las palabras de su amigo. Su última frase le había dado ventaja, bajo su punto de vista él también había errado al no contarle a la joven sobre su pasado. Podía usar eso para hacerlo entrar en razón.

-¿Como tú le has contado de tu trauma?- Atacó.

-Eso es diferente- Se justificó Jonghyun mirándolo ahora con atención, quizás con un poco de molestia pero al fin y al cabo había captado su atención.

-No, Jong, es lo mismo. Entiende que seguramente tenga un pasado doloroso al igual que tú, debes entender que no todo el mundo es como tu padre ni como esos desgraciados. Si no te calmas no podrás ver la verdad- Tenía toda la razón, los ojos de Alice siempre le habían avisado de que, como él, estaban cargados de profundo dolor ¿Tendría algo que ver con la existencia de ese niño?

-Lo siento, tienes razón- Admitió Jonghyun sentándose por tercera vez en aquel sofá.

-Primero debemos averiguar las intenciones de tu padre y si es verdad que utiliza a ese crío contra los Park y si, por supuesto, Seung Jae es hijo de Alice- Efectivamente, eso debían hacer.

-Sí...- Dijo asintiendo levemente con su cabeza.

-Dale una oportunidad a Alice de contártelo. Seguramente si tú le hablas de tu problema ella hará lo mismo- De nuevo su inseguridad se hacía presente, hablarle de su impotencia lo dejaría al descubierto. Si realmente ella no era esa mujer con la que soñaba estar para siempre, no se perdonaría jamás haberse confesado con ella.

-¿Y si al final no me lo cuenta? ¿Y si lo usa contra mí? Yo quedaría vulnerable ante ella Hyo Jo- Cuestionaba con insistencia.

-Corre el riesgo. Ya lo has hecho más veces, piensa que es otro sacrificio para atrapar a tu padre, además te aseguro que Alice se merece el beneficio de la duda, mi intuición de abogado nunca falla y lo sabes- Como siempre, Hyo Jo, le hacía ver las cosas como eran, sin rastro de sentimientos por medio, imparcial y objetivamente.

-Está bien, está bien... Gracias- Lo abrazó palmeando un par de veces su espalda. -Gracias, como siempre...

---

-Siempre serás como de la familia Young Mi- Aseguró Iseul abrazando a Claire.

Lo que decía era cierto. Para ellos significaba una hija más, la trataban como tal y le agradecían que siempre estuviera al pendiente de Alice. Esta los intentaba convencer de que no necesitaba supervisión, algo que jamás entenderían. Sin embargo, sabía porqué lo hacían, la amaban tanto como ella a ellos y saberse protegida, en cierto modo, la reconfortaba.

Sonrió al escuchar esas palabras, como ella, Claire era merecedora de cualquier afecto perteneciente a sus padres. La consideraba una hermana más que una amiga y por supuesto la apreciaba enormemente.

-Debemos irnos, quiero llevar a Alice a un sitio tranquilito, me debe una charla ¿Verdad?- Reclamó la joven que ocupaba en ese momento sus pensamientos.

-Ah, es verdad. Lo siento mamá, me reclama esta chantajista- Todos rieron, incluso Young Mi.

-Cuidaos bien y venid más a menudo. Se os echa de menos cariño- Dijo Iseul con nostalgia.

Las volvió a abrazar con fuerza y Alice fue la primera en abandonar el despacho. Young Mi sin embargo paró en seco al ver una foto, al parecer se les había caído. La recogió observando a la persona que aparecía en ella. ¡Dios mío! Se trataba de Seung Jae, el crío que acompañaba a todos lados al señor Kim ¿Qué hacía aquella imagen en la oficina de los padres de Alice? ¿Qué relación había entre ese señor y los Park? Tragó saliva mientras mostraba la foto a ambos.

-Eh...-Ellos se giraron con una mueca dulce que remplazaron por otra totalmente distinta, aterradora. -Creo que se os ha caído esto- Intentó disimular que conocía al pequeño que reflejaba la foto, quizás ellos mismos le confirmaban qué les unía a él. La aclaración no apareció, simplemente vio como Iseul se acercaba apresuradamente a ella intentando sonreír forzadamente.

-Ah que descuido- Le arrebató la fotografía con temeridad, como si no quisiera que lo siguiera observando. -Seguramente se ha caído de los archivos viejos de la empresa. Hemos estado revisando algunos pendientes. Ya sabes, empleados... restituciones... despidos...- Young Mi sonrió fingiendo creerla pero sabía que algo no iba bien, algo no cuadraba.

-Entiendo, disculpad. Ya nos vamos- Salió de allí con incertidumbre.

Un sentimiento bastante fuerte le decía que se avecinaba tormenta. ¿Alice saldría dañada con aquello? No, Alice no tenía nada que ver con eso ¿O sí? Corrió hasta donde estaba su amiga y le agarró el brazo más fuerte de lo debido, ante la queja de esta se disculpó intentando desaparecer esa sensación incómoda de saber algo que no debía.

Al llegar al coche Alice sintió la necesidad de preguntarle que le ocurría, la energía que trasmitía su amiga no era de la chica tranquila que era siempre. -Claire ¿Ocurre algo?

-¿Qué? Eh, no. No pasa nada ¿Por?- Desvió Claire ayudando a su amiga a entrar en el asiento de copiloto.

-No soy estúpida. Desde que hemos salido del despacho de mi padre estás como un perro cuando esconde la cola- Aseguró notando como había dado en el clavo. Young Mi ya acomodada frente al volante tuvo su momento de debilidad.

-Es que...- ¿Cómo pretendía decirle aquello? No, primero debía asegurarse de qué iba todo eso. No quería que por nada del mundo Alice se preocupara sin motivo. -Es que ando con prisa, quiero hablarte del mocoso, ya sabes...

-¡Ah! Se me olvidaba que te pone tan nerviosa...

-Sí, eso mismo. Cuando lleguemos a Café Paraíso te cuento con detalle- No sabía que acababa de descubrirse, Alice notaba que le ocultaba algo. Admitir que Taemin la afectaba era más difícil que verla vestida de monja. Lo dejó pasar, quizás más adelante estuviera dispuesta a contárselo.

Al llegar allí Young Mi se sorprendió al ver a Jonghyun salir del establecimiento. Este ni dirigirle la palabra agarró del brazo a Alice y la comenzaba a arrastrar con él literalmente.

-¡Qué demonios haces animal?!- Espetó intentando liberar a su amiga. Sung Hye seguía asustada por el repentino amarre del que aún no sabía su identidad.

-Young Mi no es asunto tuyo- Jonghyun se giró hacía esta. -Ella y yo debemos hablar a solas pero como veo que eres su carcelera te pregunto: ¿Te parece bien que me lleve a mi novia?- Alice se sintió aliviada de que fuera él, sin embargo algo no estaba del todo bien, el comportamiento de Jong le estaba dando miedo.

-Esas no son formas- Avisó Young Mi.

-Me importa una mierda- Sentenció el joven mirándola desafiante, correspondido con la misma intensidad.

-Está bien Claire, tranquila. Ya volveremos- Dijo Alice dejándose llevar, no tenía ganas de ver como su pareja y su mejor amiga se enzarzaban en una pelea absurda, necesitaba averiguar porqué Jonghyun actuaba de esa manera. Su amiga se dio por vencida al ver como Sung Hye accedía al trato de ese energúmeno, impotente los observó alejarse sin poder hacer nada. -Jong suéltame, ¡Jong! ¡Jonghyun!- Suplicaba después de un rato andando a no sabía donde. El joven la estaba ignorando completamente ¿Qué le estaba pasando?


Capítulo 22: Algo imperdonable


Licencia de Creative Commons
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://www.facebook.com/LaCulturaKPopYJPop.