lunes, 6 de mayo de 2013

No puedo verte III

El tercer capítulo de mi fic con Jonghyun. Disfrutadlo :3


Capítulo 2: Traumas del pasado





Capítulo 3: Nefasta primera impresión



Actualidad / Corea del sur

-¿Perdón?- La joven estaba atónita por lo que acababa de escuchar.

-Sí, así es. Justo por eso mi colega, la doctora O'well, me recomendó seguir su caso. Si yo fuera una mujer lo que intenta ella no surgiría efecto alguno en usted- El psicólogo se acomodaba mientras explicaba con contundencia todo aquello. Sin embargo Alice se removía en su sillón, mientras abría su boca aun más impresionada.

-¿Soy como un conejillo de indias para usted? ¡Quiero otro doctor ya! Usted no me va a curar- Se levantó pero no tenía intención alguna en irse, además de que no conocía bien donde estaba la salida, quizás su subconsciente sabía que aquel tipo tenía razón.

-¿Lo ve? Esto es todo obra de la doctora O'well y aun así usted me desacredita a mi ¿Por qué? Por la sencilla razón de que nací hombre. Debe darse cuenta de esto, yo estoy aquí para ayudarla, para nada más- La observó, no sabía si esas palabras podrían hacerla entrar en razón.

-¿Desea a la doctora O'well?- Él simplemente sonrió.

-La doctora O'well es mi mayor ídolo, solo la admiro como colegas de profesión. Tengo esposa y dos hijos, jamás me fijaría en otra mujer ¿Contenta?- Sintió como la joven se relajaba por completo. Como si hubiera conseguido un poco de su confianza.

-Digamos que acepto seguir con usted como mi psicólogo... ¿Cómo tratará lo que me pasa?- Se sentó con sus brazos cruzados por el pecho, se sentía derrotada por él pero al pensar en su madre dejó que por una vez le ganaran a su orgullo.

-Vamos por puntos... Lo primero y más importante es que se olvide de que yo soy un hombre. Piense en mi como un simple mediador, aquí solo ahí dos personas: Un paciente y un doctor dispuesto a curarlo. No existe género ¿Bien?

-Mmm bien- Quizás era eso lo que necesitaba, no distinguir siempre entre ambos sexos. De ahora en adelante ese medico solo sería una persona en la que confiarle sus miedos independientemente de que fuera hombre o mujer.

---

-Alice ¿Qué tal?- Claire la esperaba fuera de la consulta, al verla salir deseaba preguntar como le había ido. Casi corrió hacía ella para ofrecerle su brazo y guiarla.

-Pues bien, aunque no me gusta nada ese doctor

-Anda no seas tonta, si la doctora O'well te lo ha asignado por algo será- Young Mi sabía que decir en cada situación es como si siempre fuera la voz de su conciencia. A veces la odiaba por eso, otras le hacía darse cuenta de que siempre estaba ahí para devolverle un poco de cordura. -Vamos a tomarnos un café, recuerdo un sitio que está cerca de aquí. Es muy tranquilo y podremos hablar más pausadamente- Alice simplemente asintió dejándose guiar hasta la salida.


Mientras tanto / Centro de Seúl

-¿Está sugiriendo que lo deje estar? ¡Yo, con mis propios ojos vi barbaridades allí! ¡Yo lo sufrí! ¡Como también un centenar de niños!- Jonghyun se había levantado de su silla. Que el juez lo mandara a callar en pleno juicio lo hizo estallar, nada podía ir mal, debían encerrar a aquellos criminales. Uno de ellos le mostró una sonrisa burlesca. Maldición eso era lo que menos necesitaba. Sus nervios estaban a flor de piel, la mano de Hyo Jo evitó su total descontrol. Tomó aire en un profundo suspiro e intentó relajarse.

-Señor Kim, si no es capaz de controlar su ira en el próximo arrebato lo mandaré fuera de la sala- La voz del juez se escuchó retumbar por toda la estancia. Jonghyun apretó con fuerza sus puños y se sentó.

-Lo siento, no volverá a ocurrir

-Si tiene algo más que decir por favor comuníqueselo a su abogado- Volvió a concretar el hombre.

-Así será señor- Hyo Jo respondió por él, efectivamente su amigo era su abogado. Siempre había estado al lado de él apoyando cualquier decisión pero si perdía los nervios podían perder todo avance en aquel juicio.

-Prosigamos... Entonces estaba diciendo que aquel día el niño llamado Kim Jonghyun le golpeó con toda consecuencia ¿No es así?- Continuó el magistrado ahora dirigiendo su mirada al hombre que ofrecía su testimonio antes de ser interrumpido por Jong.

-Sí, así es señor. Ese hombre de allí- Señaló a Jonghyun- Él fue quien me golpeó- La sangre del joven estaba hirviendo, aquel desgraciado tenía la poca vergüenza de voltear todo lo que sucedió. Como si la única víctima allí fuera él.

-¿Y qué estaba haciendo usted para que un niño de unos quince años en ese entonces le golpeara así?- Hyo Jo era el que ahora preguntaba con soltura dirigiéndose a ese tipo.

-Pues mi turno, lo pillé escondido en aquel sitio y pues me golpeó- Aquello era la gota que colmaba el vaso.

-Maldito ¡Diles por qué te golpeé dejándote inconsciente! ¿Por qué ella se suicido? ¡Cobarde! ¡Diles! ¿Por qué se suicidó?- Estaba totalmente fuera de sí, debía saberse la verdad. Debía hacerse justicia para todos, para ella.


Flashback

Estaba ahora muy cerca de su escondite, tan cerca... Sus pensamientos lo iluminaron, de pronto abrió con todas sus fuerzas la puerta de aquella taquilla y el pico superior de esta se clavó en la sien del desgraciado. Calló inconsciente al suelo a lo que el muchacho corrió hacia la joven, agarró su mano y tiró de ella.

Ya en el patio del internado pararon a respirar aire fresco, Jonghyun sintió la necesidad de mirar a aquella muchacha. Podía verse su cuerpo aun con el intento fallido de taparse con sus brazos así que la chaqueta del muchacho podría cubrirla. Ella simplemente se alejó tomando la prenda pero sin dejar que se acercara. La comprendía perfectamente pero solo quería ayudarla, sonrió para ver su reacción, por un segundo la vio. Sí, aunque fuera una sonrisa llena de dolor la niña sonrió...

Algo que no adivinó era el significado de esta...

Aquel patio daba a un acantilado, algo precioso y a la vez inquietante, no había barandillas que cercaran aquella parte del inmenso recinto. Jamás pensó que lo que había visto minutos antes nunca sería superado... Se equivocaba.

-Gracias...- En un susurro, casi imperceptible... La niña volvió a dedicarle otra sonrisa, esta vez demasiado triste. Sin más corrió hacia donde el jardín terminaba. Al ver la intención de la muchacha la persiguió para evitar lo que estaba por hacer. No llegó a tiempo, la muchacha se dejó caer por aquel barranco con todo el ímpetu que le quedaba. Jonghyun llegó hasta el borde para caer de rodillas al suelo, gritando en vano mientras veía como la joven chocaba contra el mar, entre las rocas. Su corazón se había partido en mil pedazos justo como el cuerpo de ella.

Fin del Flashback


El juez iba a echar sin contemplaciones a Jonghyun de la sala pero aquel hombre gritó respondiendo a la provocación del joven, este sabía que no podía pasarlo por alto, ese malnacido tenía un orgullo enfermizo por todo lo que hacía allí dentro.

-Por qué era una zorra y después de servirme sumisamente decidió acabar con su mediocre vida. ¡Por eso!- El acusado estaba levantado escupiendo esas palabras que al darse cuenta intentó tapar con su mano. Todos los ojos de la sala se abrieron para mirarlo, acababa de sentenciarse el mismo.

-No tengo más preguntas su señoría- Hyo Jo sonreía triunfante, casi habían perdido el caso por las acciones de su amigo pero la inesperada reacción del tipo había volcado todo a su favor.

---

-Oh dios Jong, te juro que hubiera muerto allí mismo si no llega responderte ese cabrón- Su amigo lo abrazaba por el hombro en señal de apoyo. La tensión adquirida por los impulsos de Jonghyun los hubieran sumido en un completo caos.

-No me equivocaba, sabía que se sentía orgulloso de lo que hacía allí. Sabía que no se resistiría a gritarlo a los cuatro vientos- Comentó con seguridad Jonghyun.

-Pero tío la has podido liar, ese desgraciado está muy bien asesorado, su abogado es uno de los mejores y ni que decir de los demás- Estaban ahora sentados en el pasillo, esperando entrar de nuevo a otro juicio.

-Pero tú eres el mejor, así que les daremos lo que se merecen

-Nos hemos quitado a uno de encima pero nos quedan aun más. Intentaré usar todos mis recursos pero ojo, tú debes estarte callado si no quieres destrozar todo mi avance

-Está bien, te lo juro- Alzó su mano imitando el juramento que hacían los acusados de decir nada más que la verdad. Esto hizo reír a su amigo pero debían tener cuidado con sus acciones.

-Al terminar te invito a un café ¿Te parece?- Jonghyun simplemente asintió.


Afueras de Seúl / Café Paraíso

-Cuidado, escalón- Le salía solo, ya estaba tan acostumbrada a avisarle de toda a su amiga que cualquier objeto, puerta o, en este caso, escalón salía de sus labios automáticamente. Admiraba profundamente a Alice. Como se había adaptado a su ceguera, andando con seguridad e incluso con orgullo. Aunque su ayuda le daba aún más fuerza sabía perfectamente que podría valerse por sí misma. Quitando su problema con los hombres, Alice era toda una luchadora, nadie le ganaba a esfuerzo y dedicación. Young Mi sonrió al ver como, en segundos, obedeció su aviso levantando aun más su pierna para coger bien aquella subida. -Espera abro la puerta, el sitio es bastante bonito pero porque es de estilo antiguo, la puerta es un tanto...

-Complicada- Terminó la frase de su amiga con una sonrisa.

Al entrar Alice sintió la tranquilidad que imperaba allí, suspiró profundamente. Claire comenzó a describirle un poco el lugar para intensificar la experiencia. En su cabeza comenzaron a aparecer imágenes inventadas con la ayuda de las palabras de su fiel amiga. Trabajaba, con las supuestas texturas de la pared, el estilo de las sillas, los ventanales... Todo, según su mente era perfecto para relajarse alejándose de cualquier estrés. Sonrió en respuesta a la aportación de Young Mi.

-Y justo por eso lo llaman café Paraíso. Te saca una sonrisa nada más imaginártelo- Concluyó Claire también sonriendo y alzando su mano para llamar la atención del camarero.

Ninguna de ellas vio como dos muchachos entraban en aquel café, Jonghyun y Hyo Jo entraban quitándose los abrigos que llevaban.

-¡Dios qué frío!- Apuntó Hyo Jo pero al ver que la temperatura dentro era bastante cálida frotó sus manos y dejó su abrigo en el perchero de la entrada. Aquel sitio era bastante lujoso pero a la vez sencillo, sonrió al ver a Jonghyun dirigirse rápidamente a una mesa. Al parecer conocía a las personas que allí se sentaban.

-¡Ey! ¡Qué bueno encontraros aquí!- Sin más se sentó con ellos invitando a Hyo Jo que lo imitara.

-¿Quién...- Comenzó a decir su amigo siendo interrumpido por él.

-Son los miembros de la banda, ya sabes

-¡Ah! Encantado, yo soy Hyo Jo, abogado y amigo de Jonghyun- Se levantó para hacer una reverencia que no fue correspondida, la incomodidad imperó en el joven.

-Jaja, tranquilo, a ellos puedes hablarles con confianza. Te los presento: Este de aquí es el líder, Onew. Este pequeño revoltoso es el batería, Taemin. Ese con aires de diva es el bajista, Key. Y por último él, es nuestro guitarrista, Minho- Con soltura cada uno alzó su mano relajadamente mientras indicaban quien era cada cual. Hyo Jo estaba nervioso pero comenzó a sentir el ambiente menos cargado.

-Jonghyun acabamos de ver a una mujer, creo que tu tipo. Tiene un pequeño problema pero eso la hace aun más fácil para ti- Taemin se hallaba casi encima de la mesa para susurrar a Jonghyun su hallazgo. Señaló la mesa donde estaban curiosamente Alice y Claire. -Mmm la pelirroja ni la mires, esa es para mi, es la otra, la morena- Por fin las divisó, Taemin tenía razón aquella mujer era preciosa, totalmente su tipo. Lo más seguro es que fuera muy manejable a la hora de conquistarla.

-¿Y cual es el problema?- Hubo unas risas por parte de todos los miembros pero solo Onew habló.

-Yo no lo llamaría problema, se le ve muy bien con ello- Sonaba molesto, algo que no le importo a ninguno en la mesa.

-Anda, ve y averigualo por ti mismo- La voz de Taemin volvió a sentenciar, sin más se dirigió hacia aquellas muchachas con aire seductor. Lo que no entrevió es que de pronto la morena se levantara vertiéndole todo el café ardiendo a sus pantalones recién estrenados. Maldición.

-¿Es que no ves por donde vas?- Aquello activó algo en Alice, que adivinando la ubicación de donde provenía la voz, dirigió su mano certeramente hacia la cara de aquel tipo, propiciándole una sonora cachetada. Claire se levantó quedando inmóvil ante aquella escena. Todos los presentes presenciaban atónitos sin saber como actuar.

Un encuentro un tanto desagradable...


 Licencia de Creative Commons
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://www.facebook.com/LaCulturaKPopYJPop.