jueves, 23 de enero de 2014

Los hijos del Kraken XV

Antes que nada comenzaré con lo que os avisé, en la cabecera de todas las entradas aparecerá esta explicación para quede claro todos los puntos a los que están sometidas las licencias de mis escritos.


Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd):
 No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.
Como bien explica:


  • 1º No se puede sacar dinero de ella, ya que es mía y hecha sin fines lucrativos. 
  • 2º No se pueden hacer adaptaciones de ningún tipo sin el consentimiento del autor, o sea, yo. Una adaptación es toda aquella que tenga similitudes con la historia original en un 80% o la trama sea la misma. En caso de ambas es directamente un plagio.
  • 3º No se puede compartir la obra o fragmentos de la misma sin los créditos pertinentes, sobretodo sin siquiera avisar al autor.


    El contenido de este blog está sujeto a esta licencia. Todas las historias de ficción que aquí muestro son totalmente inventadas por mí -Laura Ramírez Patarro-, los personajes reales que aparecen en ellos son varios idols del kpop y por tanto no son míos y se pertenecen a sí mismos. Todo lo que ocurra en estas historias es ficticio (a parte de las características físicas de los personajes reales que aparecen en ella), cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
    Aclarado esto, la entrada comienza ahora mismo...


    ---


    Bien, primero que nada una tremenda disculpa por haceros esperar TAAAAAANTO tiempo. No tengo excusa, lo he ido dejando, dejando, y al final casi han pasado meses cuando dije que eran un par de días. Increíble mi forma de organizarme... soy de lo peor. Hoy no es mi mejor día pero subiendo esto me despejo de la mierda que hay fuera de mi mundo de ensueño y espero que a vosotros os traslade también aquí, alejándoos de los malos momentos que la vida nos da y de todo lo que no podamos afrontar de primeras. 

    Que haya valido la pena la espera y que disfrutéis leyendo. Es lo único que me hará sentirme plena y un poco más feliz en estos momentos. Un comentario final, analizando sencillamente -no pido nada complicado- vuestras emociones, lo que os ha transmitido... sólo quiero saber que si al leer os ha gustado o no. Sólo eso... por favor, es muy importante para mí.

    Os aclaro, es una maratón final. Ya tengo todos los capítulos. Cuando vea varios comentarios pidiendo el siguiente lo subiré al momento. En el capítulo final os tendré una sorpresa, si me lo pedís bien y acertáis la subiré...







    Capítulo 15: El plan

    ¿El jefe de policía hermano del Kraken? Eso parecía ser una broma, y muy pesada. Lara quiso reírse con ganas pero la cara de Bi Hyuk no denotaba sorna, y mucho menos alegría. Iba en serio, lo que le estaba diciendo era cierto.

    -No puedo creerlo señor, esto es...- Decía incrédula.

    -Surrealista, ya lo sé pero es mi hermano lo quiera o no- Le aseguró él.

    -¿Cómo? Es decir ¿Qué pasó para que terminaran así, enfrentados?- Indagó Lara, necesitaba saber porqué, aún teniendo la misma sangre, el destino de dos hermanos los obligaba a ser enemigos.

    -Es una historia bastante larga que quizás te cuente en otro momento- Desvió el comisario. Ciertamente en otra ocasión, si había tal oportunidad, le contaría la verdad.


    -¿Qué pasa aquí, nadie quiere contarme nada?- Parecía un reproche pero con cierto tono irónico, la situación en si lo era.

    Bi Hyuk sonrió levemente. -Lara. Decidas lo que decidas hoy, habrá consecuencias. Lo que quiero que sepas es que voy a estar apoyándote como si fueras sangre de mi sangre-Le aseguró mientras se atrevía a poner una de sus manos en las de Lara, esta las tenía sobándoselas en un puño. -Él tiene que pagar por su error, él tiene que pagar por todo lo que os ha hecho-

    -No se preocupe, al fin y al cabo siempre he estado sola por lo que veo- Palmeó la mano masculina un par de veces, apartó sus manos y echó su cuerpo en el respaldo de la silla, fingiendo comodidad. -Dígame en qué consiste todo el plan y yo lo acataré sin más. Ya sólo deseo la verdad sin importar el medio que necesite para conseguirla- Atajó la muchacha con contundencia, volviendo a encarar al hombre que tenía en frente.

    -Tendrás que volver a él. Tendrás que fingir ser la Lara de siempre, hacer que el Kraken piense que sigues siendo su mano derecha- Le indicó Bi Hyuk.

    -No puedo hacer eso, es decir, él ya no me considera como tal. Ni siquiera sé qué trama, me ha quitado del medio haciéndome pensar que me ayudaba- Alzó los brazos y se pegó un golpe en la frente después. -¡Dios, que estúpida!-

    -Lara, él quiere acabar con Mr Lee- Aclaró sin más.

    -¿Qué? ¿El famoso Mr Lee? ¿El de las aeronáuticas?- No podía creerlo.

    -El mismo. Quiere matarlo. Sé que en plena inauguración de su nueva cadena de fábricas atacará pero no tengo pruebas y nadie me cree. Por eso necesito que le hagas confesar, debes averiguar de qué forma y en qué momento en específico actuará-

    -Pero yo no entiendo ¿por qué...-

    Iba a cuestionar la razón de porqué Kraken atacaría a ese pez gordo, tenía que haber algo detrás. Pero Bi Hyuk la interrumpió, al parecer no deseaba darle más detalles. En otro momento quizás lo obligara.

    -Gánate su confianza de nuevo Lara, yo sé que puedes hacerlo, y más ahora que quieres saber el origen de todo- Concluyó él.

    -¿Qué tiene que ver todo esto con la verdad, con mi verdad?-

    -Todos sus discípulos, sois parte de ello. Aunque no lo creas habéis sido manipulados para un fin, algo que empezó antes de que nacieras Lara- De nuevo la revelación del policía la dejaba sin habla. Sabía que el Kraken los recluía por algo pero que todos ellos fueran parte de algo más grande de lo que pudiese imaginar la perturbaba y mucho. -Es esa razón en si misma la que lo ha hecho convertirse en lo que es: el Kraken- ¿De verdad había sido utilizada por una razón así? ¿Qué sería eso con el poder de convertir a un hombre en un monstruo y manipular a quien fuera por conseguir sus objetivos? Como si le leyera la mente Bi Hyuk continuó resolviendo parte de sus dudas. -Cuando todo termine la verdad que tanto anhelas saldrá a flote- Más que nunca deseaba acabar con ello. -Debes estar preparada para lo que viene, esto puede causarte una herida que quizás no sane jamás- Lara tragó saliva.

    -Sólo dígame la razón. Dígame ese pequeño detalle que...-

    De pronto la ventana que daba al exterior estalló en trocitos, muchos de estos amenazaron con cortar su piel así que se protegieron el rostro con sus brazos, alejándose lo que podían de la zona y agazapándose cerca de la pared opuesta a la ahora destrozada apertura. Después de unos segundos de confusión Lara se dio cuenta de que encima de la mesa había alguien, inmóvil pero con un objetivo claro en su ademán. Ella.

    Era el Seeker, su capucha y la tela que cubría la parte inferior de su rostro así lo confirmaba. Nunca olvidaba un rival y menos a alguien que la igualara en habilidades. Tampoco su aspecto quería hacerla confundir, lucía casi el mismo atuendo que aquella noche en la que se enfrentaron por primera vez.

    ---

    Jonghyun siguió de cerca a Cifra, aunque no supiera de aquel apodo la señal de Lara era clara, ese tipo era uno de los hombres del Kraken. Por supuesto sabía que el otro ya había notado que lo seguía y en la salida se dio la vuelta encarándolo.

    -Sé que Lara te ha hecho saber quien soy pero no perderé mucho el tiempo con un traidor como tú- La cara de Jonghyun reflejaba sorpresa ¿cómo sabía aquel chico sobre su identidad? En ese mismo instante obtuvo respuesta. -El Kraken nos habla mucho de ti, a los nuevos. Eres el claro ejemplo de la vergüenza para nosotros y a muchos nos gustaría tener la oportunidad de darte una lección por traicionarlo. Pero él mismo nos prohibe hacerlo, nos dice que te comprende y que sabe que volverás algún día... Sin embargo, hay algo en tu maldita huída, algo que por mucho que insistamos nunca nos dice ¿Qué es Jonghyun? ¿Qué tienes tú que no tengamos nosotros? ¿Que tanto desea el Kraken de ti, ehh?- Jonghyun sonrió y Cifra quiso darle un puñetazo.

    -¿No se atreve a daros la razón de mi huida? Mmm interesante. Estoy tentado de decírtelo ahora mismo y que todo esto acabe de una vez pero claro...- Su objetivo era el de atraer la atención del otro y lo estaba consiguiendo, lo miró desafiante mientras se reía internamente por la mueca curiosa que mostraba Cifra. -Me gusta guardar mis As bajo la manga por lo que tú te quedarás con esa duda hasta que yo decida- Se regodeó Jonghyun.

    -Tu querida Lara pagará las consecuencias de tu cobardía, porque es lo único que te impide decir lo que sea que escondes, tu cobardía- Contraatacó con fiereza. Jonghyun se había burlado de él y darle donde más le dolía era una buena opción para provocarlo.

    -Toca a Lara y verás lo cobarde que soy, miserable- Se le acercó peligrosamente, al punto de que sus narices chocaban un poco.

    -Quizás...-

    Se escuchó un estruendo en la sala de interrogatorios. Ambos se giraron hacia el grotesco ruido y, aprovechando la preocupación de Jonghyun por lo sucedido, Cifra corrió hacia la salida sin que el otro pudiera hacer otra cosa más que chasquear los dientes al haber perdido la oportunidad de partirle las piernas.

    Fue hacia donde se apelotonaba la gente preguntándose qué provocó eso. Cuando estuvo enfrente vio que The Seeker había irrumpido en la estancia, y vaya manera de hacerlo, por la ventana. Lara estaba agazapada con el comisario cerca de la puerta y el tercero se hallaba encima de la mesa, dirigiéndose hacia Lara. Tuvo el mal presentimiento de que ya sabía quien era ella y deseaba que no estuviera allí para hacer una locura.

    ---

    Ahora la miraba, aunque no viera sus ojos sabía que la observaba fijamente, desnudándola por completo. Si quería luchar en ese instante ella estaba más que dispuesta, y así se lo confirmó cuando se puso de pie y adoptó una posición defensiva. Bi Hyuk aún aturdido avistó lo que iba a ocurrir así que se interpuso entre el joven y Lara. The Seeker bajó de la mesa con calma y se puso enfrente de él.

    -Lo siento señor pero debo llevarme a esta mujer. Debe pagar como lo hará el Kraken en su momento- La voz distorsionada de aquel extraño denotó frialdad.

    -Pero no así, muchacho. Estamos manejando esto por el buen camino, sólo espera un poco más-

    -Lo sé pero no puedo esperar, lo siento-

    Nada más pronunciar aquellas palabras dejó caer algo al suelo y todo se llenó en segundos de un humo espeso. Parecía una bomba de humo convencional pero con un condimento más, le había añadido gas lacrimógeno para dejar aturdido a todo aquel que no protegiera su rostro como él. El caos se hizo en la comisaría y Jonghyun que, mientras tiraba la parte inferior de su rebeca para taparse con ella nariz y boca, pudo adivinar la jugada del Seeker al verlo, entre la confusión reinante, agarrar a una Lara totalmente noqueada por el gas y cargársela al hombro derecho; con maestría se acercó a la ventana y se dejó caer, seguramente estaba sujeto con un arnés por lo que la caída jamás llegaría. Aunque no visualizara demasiado su alrededor, sus años de experiencia como el Camaleón le aseguraban que debía ir a la azotea por lo que hizo caso a su instinto y corrió entre la gente y el espeso humo.

    ---

    The Seeker notó que el peso era demasiado, sin embargo sabía que aquella pequeña cuerda que los subía hacia la azotea podría con ellos sin ningún problema. Mientras intentaba no moverse demasiado ya que Lara no parecía querer colaborar y aún estando a bastantes metros del suelo seguía forcejeando con él, a esa mujer no la paraba nada. Agradeció que le quedaran dardos tranquilizantes y que, después de picarle el trasero con uno de ellos, la adormitara lo suficiente.

    Al llegar a la cornisa todo se volvía mucho más fácil. Utilizó como palanca su pierna tensada y su pie anclado en el borde, la cuerda retráctil hizo el resto. Cuando estuvo de pie tendió a Lara a un lado, recogió el pequeño artefacto que hacía de ancla para dicha sujeción y se la colocó en el cinturón. Al volver a cargar a la muchacha y disponerse a huir por el edificio colindante, algo llamó su atención. Cifra estaba delante de él, con una mueca divertida en su rostro.

    -Mi jefe tenía razón, es increíble lo predecible que eres. Él dijo que vendrías y aquí estás ¿desde cuándo has decidido hacernos el trabajo más fácil?- Preguntó con saña.

    -Dile a tu jefe que si tan predecible soy venga a buscarme él personalmente. Tengo algo que seguro le interesa- El Seeker alzó levemente el hombro, indicando que ese algo era la misma Lara.

    -No será necesario. Yo mismo llevaré a esa perrita con su dueño- Concluyó Cifra abalanzándose contra el Seeker.

    No pudo ver como el encapuchado preparaba el contraataque y dejaba después a Lara en el suelo. Este esquivó un par de golpes sin necesidad de moverse de su posición, y es que planeaba despistar al que lo avasallaba con puñetazos al aire mientras que en su espalda soltaba un trozo de cuerda, lograba engancharla en el artilugio y esperaba la oportunidad perfecta para actuar.

    Como si lo hubiera ordenado, Cifra decidió probar con sus pies y ver si así alcanzaba a darle, encontrándose con la sonrisa del Seeker al conseguir rodearle el pie con la cuerda. Temiéndose lo peor, el muchacho sintió el impulso del encapuchado arrojándolo al vacío desde la cornisa. Con un movimiento bestialmente rápido, este posicionó el artilugio en el suelo y automáticamente se tensó enganchándose al borde. El tipo que prácticamente volaba, sintió un punzante dolor en el tobillo cuando la cuerda dio el tope, pero lo peor fue verse, colgando frente a la ventana que minutos antes había reventado el Seeker. Maldita su estampa.

    -Jamás subestimes a tu adversario. Recuérdalo siempre- Aconsejó el encapuchado antes de desaparecer por el tejado colindante al de la comisaria.

    ---

    Jonghyun terminó abriendo la puerta que daba a la terraza del edificio y se maldijo al no encontrarse con nada, bueno, relativamente. Al lado frontal de la comisaría, en el poyete que daba a la avenida principal, divisó algo. Cuando fue hasta allí miró que aquel objeto sostenía una cuerda por un extremo, bastante tensada; al mirar por encima de la cornisa, sonrió con ironía, Cifra se hallaba al otro lado, cabeza abajo, unido a la cuerda por uno de sus pies. Seguramente maldecía su suerte por haberse enfrentado al Seeker. Jonghyun se sintió aliviado en cierto modo, sabía que ese hombre no le haría nada malo a Lara si no era capaz de matar a un mindundi como Cifra.

    Si bien, en un principio, no apoyaba la decisión del comisario de recurrir al Seeker, ahora se replanteaba su posición inicial. Si no hubiera aceptado el plan, les quedaban pocas opciones. Una en la que acataban las órdenes y la dejaban encerrada, sin ser capaz de infiltrarse de nuevo en su organización; y, sobretodo, donde se exponían a que, tanto la traición de Lara como la del comisario, fueran descubiertas por ambos bandos. También estaba la posibilidad de que el mismo Kraken la sacara de allí con sus mañas pero, como se esperaba, esto no iba a pasar y no esperarían sentados a que ese desgraciado actuara. Por otro lado, estaba la opción escogida: fingir no saber nada del asalto a la comisaría, secuestro de Lara y huída que el Seeker había protagonizado minutos atrás.

    Si lo pensaba bien, Lara quizás estuviera más segura en compañía del justiciero, por muy fugitivo que fuera desde ese instante, él la aislaría de la inminente tormenta; aunque conociendo a Lara, Jonghyun sabía que aquello podría no ser así. Sonrió por la terquedad de la que conocía como la palma de su mano y maldijo el carácter dominador de la misma. Siempre olvidaba protegerse del peligro y en esos momentos rezaba porque pensara antes de actuar, precisamente porque, en unas horas, ambos serían los más buscados de Seúl.









    Permissions beyond the scope of this license may be available at http://el-mundo-de-lauralrp.blogspot.com.es/.