sábado, 25 de enero de 2014

Los hijos del Kraken XIX

Antes que nada comenzaré con lo que os avisé, en la cabecera de todas las entradas aparecerá esta explicación para quede claro todos los puntos a los que están sometidas las licencias de mis escritos.


Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd):
 No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.
Como bien explica:

 
  • 1º No se puede sacar dinero de ella, ya que es mía y hecha sin fines lucrativos. 
  • 2º No se pueden hacer adaptaciones de ningún tipo sin el consentimiento del autor, o sea, yo. Una adaptación es toda aquella que tenga similitudes con la historia original en un 80% o la trama sea la misma. En caso de ambas es directamente un plagio.
  • 3º No se puede compartir la obra o fragmentos de la misma sin los créditos pertinentes, sobretodo sin siquiera avisar al autor.

 
    El contenido de este blog está sujeto a esta licencia. Todas las historias de ficción que aquí muestro son totalmente inventadas por mí -Laura Ramírez Patarro-, los personajes reales que aparecen en ellos son varios idols del kpop y por tanto no son míos y se pertenecen a sí mismos. Todo lo que ocurra en estas historias es ficticio (a parte de las características físicas de los personajes reales que aparecen en ella), cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
    Aclarado esto, la entrada comienza ahora mismo...


    ---


    Como veo que la gente se anima, y esto me hace muy feliz, subiré los que quedan uno detrás de otro. La sorpresa final dependerá de si resolvéis un acertijo que pondré al final de último capítulo. 
    -Carla, este capítulo va dedicado especialmente a ti... ya me entiendes jejeje-
    Espero que os estéis divirtiendo mucho ^^


    Capítulo 18: La verdad detrás de la venganza





    Capítulo 19: Encajar la derrota

    Jonghyun volvía cargado con un ovillo de mantas bastante grande. Al acercarse a la puerta de la sala de mezclas resistió el impulso de girar el pomo, escuchando lo que los dos que allí dentro hablaban. Se inclinó un poco para oír mejor y se llevó una sorpresa no muy grata.

    -Tu padre engañó a tu madre, con la mía- No. Yonghwa no podía estar diciendo aquello. Se arrepintió de no entrar en ese instante porque su compañero se adelantó. -Lara, somos hermanos-

    -¿Qué...?- Como temía, la voz de Lara sonaba devastada.


    -Mi madre me lo dijo ese mismo día. En realidad, ella te había reconocido cuando fuimos a mi casa por primera vez. Esa noche en el mini-concierto no tenía la idea de decírmelo pero... nos vio, en aquel sofá a punto de...- Yonghwa tragó saliva. Pensar en el acto sabiendo ahora lo que eran le resultaba difícil de asimilar. Jonghyun apretó el pomo con máxima fuerza, su mente captó perfectamente qué insinuaba su amigo.

    -¿Por eso me trató de esa manera? ¿Por eso me insinuó que era una cualquiera?-

    Lara estaba cabreada, dolida, frustrada. Y, a pesar de que Yonghwa sabía que tenía razón, la situación transcurrió así y la muchacha debía entender la posición de su madre. Jonghyun no podía más, debía salir a escena, así que entró al fin cortando cualquier ambiente que allí se estuviera creando. Le dolió en el alma ver a Lara afectada de aquella manera, dolida porque su felicidad se situaba aún más lejos. Se situó entre los dos, y ellos lo miraron aturdidos. Varios segundos después Jonghyun aún seguía inmóvil.

    ¿Por qué? ¿Por qué su cuerpo no respondía? Peor aún ¿por qué no se pronunciaba de una vez para aclarar las cosas? ¿Qué hacía parado como un estúpido cuando lo que tenía que decir era tan importante? Ohh... aún le dolía perderla. No, él ya había pasado página. Necesitaba ver a Lara sonreír de nuevo, sólo eso. Entonces ¿por qué permanecía tieso como una columna? Maldición.

    -¿Jonghyun?- Yonghwa lo sacó de sus tormentosos pensamientos chasqueándole los dedos frente a su cara.

    -¿Eh? Perdón, dejo esto aquí- Con torpeza colocó las mantas sobre el sofá y se dirigió hasta la entrada. -Tengo que irme. Yonghwa, cuida de Lara- Dicho esto cerró de un portazo y lo escucharon correr por el pasillo colindante.

    -¿Qué demonios acaba de pasar?- Preguntó Yonghwa pero al girar hacia Lara la vio sentada con sus codos apoyados en las rodillas y tapándose la cara, de nuevo, con las manos. -Lara...-

    Fue con la intención de consolarla de nuevo, llevándose un susto puesto que ella se levantó en un suspiro y lo señaló con el dedo. En su rostro no se descifraba nada, era una mueca seca y sin expresión.

    -Ya que tenemos la misma sangre debemos acabar con todo esto juntos- Ahora, con sus brazos en jarra pero sin dejar de mirarlo continuó. -Después me iré de aquí y mi vida será muy distinta a la que he tenido hasta ahora. Lo siento si es jodidamente raro lo que estoy diciendo pero esta situación me ha superado y cuando estoy muy tocada digamos que anunció mis planes a los cuatro vientos- Realmente estaba relatando tan rápido que Yonghwa lo captó todo con dificultad. -No quiero tener ninguna relación contigo, no voy a tratarte como un hermano ¿está claro?- Volvió a apuntarle con el índice, la sensación era la misma que si lo hiciera con una pistola.

    A Yonghwa se le quitaron las ganas de replicar. -Como el agua-

    -Me alegro- Lara cogió una manta y se arropó hasta la cabeza con ella. -Buenas noches. Mañana tendremos mucho que resolver así que quita esa cara de bobo y duerme-

    Yonghwa automáticamente obedeció. Aquello era tan surrealista que prefirió no actuar de ninguna otra manera. Sabía que Lara estaba sufriendo y su actitud sólo era el refuerzo que tenía para no reflejarlo. Los sollozos que el muchacho escuchó a continuación le dejaron claro que así era.

    ---

    Bo Ah abrió la nevera, al parecer él no había comprado nada en mucho tiempo. Se maldijo por no haberlo previsto. Bufó mientras se sobaba el vientre. Tenía hambre y no sabía si salir a comprar o quedarse a esperarlo. Con todo lo que le había contado era mejor pasar desapercibida y si tampoco su padre contactó con ella quizás era mejor así. Sólo imaginar que supiera de su traición le producía un miedo inmenso, nadie más que ella conocía lo que capaz de hacer.

    Igualmente hacía años que intentaba lo imposible: que el Kraken estuviera orgulloso de ella. Por mucho que hiciera siempre anteponía a alguien por encima de ella. Jonghyun fue el único que le abrió los ojos. El que la trató con consideración. El que, desde que la conoció, la había apoyado sin condiciones. Jonghyun era mucho más para ella de lo que quería admitir. Le daba miedo el simple hecho de que todo terminara y cada uno se fuera por su lado. Temía que la alejaran de él, peor aún, que las cosas se torcieran por causa de su padre y uno de los dos muriera. No. Las cosas debían ir bien, habían luchado por muchos años para detener a su padre y hacer justicia. Sabía que estaba protegida por Jonghyun, por la policía. Y por Lara. Sí, hacía mucho tiempo ellas dos eran uña y carne, aunque después de lo que ocurrió se volvieran frías la una con la otra, ella sabía que Lara la protegería.

    Todo se torció en aquella misión. Debía ayudar a Jonghyun, recopilar datos, estrategias y movimientos que lo llevaran a Jae Hyuk pero se arriesgaba demasiado, puesto que en aquellas misiones trabajaba tanto para uno como para otro. Ese día se maldijo por olvidarse unos papeles en la mansión que invadían y no llegó a tiempo para salir del edificio sin ser detectada. Lara no dudó en ir a ayudarla, lo que pasó aún la torturaba profundamente. Recibió un disparo por ella, entró en pánico y corrió sin más, dejando a su compañera atrás. Gracias a que Tower pudo volver a cortar las comunicaciones y los sistemas de seguridad de aquel sitio pudieron volver a por Lara. Después de cometer el peor error de su vida y que Lara casi muriera en el intento, su relación se enfrió considerablemente. Después de aquello nada fue igual. Lara parecía odiarla y la trataba como una inútil. La entendió, más cuando volvió a cometer otro error y Lara cayó de bastante altura rompiéndose varios huesos. Se maldecía por haberse convertido en un estorbo. Aunque a Lara también le estaba afectando, también cometía errores y el Kraken las quitó del medio sin más. Embarcándolas a una misión sin sentido. Afortunadamente eso le convenía ya que Lara descubriría la verdad gracias a Jonghyun y su plan. Lo que no supo es que Yonghwa también ayudara ¡y de qué manera! Lo del Seeker lo tenía bien guardado, no obstante, estaba siendo de mucha ayuda.

    Pero sabía que Lara aún seguía siendo la misma. Que, aunque sentía su desprecio, la protegería de cualquiera que le hiciera daño, se lo demostró en el tiroteo justo el día que llegó a Seúl. Eran hermanas al fin y al cabo, se habían criado juntas. Ambas tan independientes pero a la vez fieles a sus principios, a su trabajo y a lo que creían correcto... Sabía que esa Lara aún existía debajo de esa capa de dureza. El cambio que aterraba a Jonghyun era el que Lara se convirtiera en el Kraken. A Bo Ah no le preocupaba, estaba segura que jamás ocurriría tal cosa.

    Ahora, en la casa de Jonghyun le venían muchos más recuerdos. No aceptó rápidamente la invitación de quedarse allí después de lo que pasó con Lara en la comisaría, pero sabía que la familia de Yonghwa ya estaba protegida por más de diez guardias y ella no pintaba nada allí, su tapadera en esa misión había acabado. A pesar de que ocultarse no le gustaba, que tampoco le hacía mucha gracia aparentar ser una cobarde, accedió a que Jonghyun la acogiera en su casa. El miedo, cuando supo que el Kraken fue el autor del tiroteo en aquel gimnasio, hizo disparar sus alarmas y se sintió segura con la idea de estar junto a Jonghyun, el antiguo Camaleón.

    Y como si lo hubiera invocado apareció por la puerta. Bo Ah esbozó una sonrisa para recibirlo, esta desapareció al ver el semblante del muchacho. Parecía haber corrido sin descanso, sus ojos no miraban a un sitio en concreto y estaba totalmente desorientado.

    -¿Jonghyun?- Se acercó a él sin atreverse a hacerlo demasiado.

    -Bo Ah...- Sin previo aviso se le abalanzó y la estrujó entre sus brazos. -Soy una mala persona- Esto lo dijo con voz rota. A Bo Ah se le partió el corazón y le correspondió el abrazo.

    -No digas eso cuando sabes que no es verdad- Luchaba por no llorar con él. Odiaba verlo así, le dolía en el alma. -No digas eso, por favor-

    -Lo soy, maldita sea- Se apartó de ella casi empujándola fuera de su eje. -Además de cobarde, soy un desgraciado que no tiene los huevos de afrontarlo y decir la verdad-

    La muchacha supo al momento de qué hablaba. Esa información que podría destruir a Lara, esa verdad que quizás la devastaría por completo. Lo entendió a la perfección, sin embargo, le sorprendió la debilidad en esos momentos, justo cuando todo estaba apunto de terminar.

    -Jonghyun... lo único que haces es protegerla. Eso lo hacen los buenos tipos ¿no?-

    -No lo entiendes- Se sentó en un taburete de la cocina, justo al lado de la encimera flotante. -Ella y Yonghwa...- Bo Ah no quiso escuchar más. Lo interrumpió suponiendo que comenzaría con la misma historia, desde hacía meses.

    -Ya basta Jonghyun. Deja de lamentarte cuando sabes que has hecho lo que debes hacer. Pasa página, olvida de una vez que debes algo a todo el mundo porque no es así ¡joder!- Vio como la miraba fijamente, no supo que significaba pero se atrevió a proseguir con su sermón. -Estamos apunto de lograrlo, no te derrumbes justo antes de llegar a la meta. Todo será como tenga que ser- Él se levantó, cortando la distancia que los separaba. Ella tragó saliva, parecía enfadado, distinto, raro.

    -¿Aún cometiendo un error que puede hacer infeliz a dos personas?- No contestó, no sabía hasta donde quería llegar con eso. Técnicamente estaba aterrada con su comportamiento, la hacía retroceder lentamente al no parar de andar hacia ella ¿qué intentaba? -¿Callándome una verdad por mi egoísmo? ¿Por estar tan estúpidamente confundido? ¿Por no saber lo qué quiero en estos instantes?

    Maldición. Bo Ah topó con el frigorífico y no pudo seguir alejándose. Jonghyun no paró hasta que su cuerpo se apretó contra el suyo. La agarró por el cuello con fuerza y la miró a los ojos. Vio su miedo, o eso pensó ella y algo cambió en su mirada, hasta hacía unos segundos no tenía expresión alguna, pero ahora la examinaba con intensidad. Como si hubiera descubierto algo en lo que jamás se habría fijado. Jonghyun acercó su rostro aún más y su mano libre se posó en sus caderas. Estaba irremediablemente confundida y, sin poder remediarlo, excitada. ¿Qué demonios estaba haciendo? Sabía, conocía lo que sentía por él ¿Cómo podía hacerle esto? Debía sacarlo de ese trance.

    -Creo que...- No pudo continuar. La mano que apretaba su cuello aflojó su agarre, ahora se trasladó a su nuca y con un par de dedos la acariciaron erizándole el vello. -Jonghyun, no entiendo, yo...-

    El brazo que antes había agarrado su cintura la rodeaba por completo. Se vio completamente pegada a él y este sin pensarlo dos veces plantó sus labios en los de ella. Tomándola por sorpresa y queriendo preservar su dignidad no le correspondió. Quería que sucediera eso mucho más que él, sin embargo sabía que su corazón no le pertenecía. Entonces ¿por qué no se movía, por qué no lo echaba a un lado y le dejaba claro que no quería eso? Já. ¿A quién engañaba? De ellos dos era la única que deseaba realmente aquello.

    Sin darse cuenta ya estaba rodeando el cuello de Jonghyun con sus brazos y dejándose llevar por lo que le hacía sentir. Ya daba igual, si todo iba a acabar, esa noche podría recordarla como lo mejor en su viaje. Un grato recuerdo de su misión por hacer justicia. Aunque terminara destrozada y marcada de por vida por ese hombre. “Ya se me pasará” se dijo. No creía en el amor, jamás creyó en él, hasta que Jonghyun entró a la fuerza en su vida.

    El beso se tornó frenético y demandante, tanto que daba miedo. Al separarse para recuperar el aire Bo Ah temió que Jonghyun se arrepintiera o que ella misma hiciera caso a la poca cordura que le quedaba, pero el joven sólo aprovecho ese momento para agarrarla de los costados y elevarla, ella captó lo que pretendía y enroscó sus piernas alrededor de sus caderas. Sus bocas volvieron a unirse, no se separaron aún cuando, avanzando hasta la habitación, Jonghyun topó con una mesita en el pasillo, tiró un jarrón y Bo Ah se vio empujada contra un cuadro mientras Jonghyun giraba el pomo de la puerta. Ya daba igual, ambos iban a entregarse esa noche y no había cabida para arrepentimientos. Se lo merecían, aunque fuera sólo una válvula de escape.

    ---

    Lara despertó mejor de lo que pensaba. Después de terminar llorando el sueño y el cansancio la acogieron como no esperaba. Se desperezó mientras se incorporaba con sus brazos en alto, al mirar a su alrededor no vio a Yonghwa ¿se habría ido a dormir a otro lado? Suponía que quizás la dejó tranquila con sus molestos llantos. Maldición, la había visto llorar. Ahora que su mente se asentaba, las últimas semanas le parecieron inexistentes, como si todo hubiera sido un sueño. Cerró los ojos al recordar como la había tomado con Yonghwa justo antes de acostarse y se frustró al saberse tan estúpida. Él no tenía la culpa, sólo quería ayudarla. Además... si eran hermanos tenía que enterrar sus sentimientos por él pero no atacarlo como lo hizo la noche anterior. Quiso saber dónde estaba para disculparse, no acostumbraba a hacerlo pero si cometía un error era la primera en corregirlo.

    -¿Yonghwa?-

    Ya estaba en el pasillo mirando hacia los lados. Le produjo una sensación extraña escuchar un poco de eco y volvió a entrar en la sala de mezclas. Prefirió esperar antes que aventurarse a salir de allí. Caminaba de un lado hacia otro a lo largo de la habitación cruzada de brazos y dándole vuelvas a la cabeza. Cuando de pronto se acordó, las fotos del móvil. Tenía las instrucciones para detener al Kraken justo el día en el que atacaría a Mr Lee. Sin más dilación sacó su móvil y buscó las fotos, sí, aún seguían ahí a pesar del temor a que desaparecieran, una idea muy tonta por su parte. Se apoyó sobre el mezclador mientras hacía zoom en algunos puntos cruciales de aquellas imágenes. En una de esas enfocó sus ojos en el fondo de la sala. La guitarra que llamó su atención el día anterior acaparó toda su atención. El mástil estaba roto, el cuerpo desgarrado por la mitad y parecía no tener solución. Fue hasta ella y agarró los trozos con suma delicadeza.

    -Es una lástima que estés así preciosa. A tu dueño debe haberle dolido mucho-

    Sí, apreciaba la belleza de la música, el arma de los artistas. Tower le tocaba la guitarra de joven, ese muchacho le había enseñado tantas cosas como Jonghyun y sin embargo, aún seguía tras el Kraken. Necesitaba sacarlo de allí, como a todos los demás. Habían sido sus hermanos, sus compañeros, su familia. Haría justicia y lograría darles una vida, la vida que en el fondo debieron vivir.

    Entonces una idea brillante se instaló en su cabeza. Podía cambiar de bando a Tower, tenía la solución a todo. A diferencia de los demás, la madre de este aún estaba viva pero Jae Hyuk le comunicó que lo había abandonado. Si todo era una mentira lo más seguro es que ese cuento lo fuera también. Por lo que si investigaba y daba con ella estaba claro que se encontraría con una mujer destrozada por haber perdido a su hijo, que si Lara le decía que conocía a su hijo y estaba a salvo correría hacia él sin dudarlo. Tower le había confesado que añoraba a su madre, que aún con rencor, si la viera le perdonaría el haberlo abandonado.

    -Bi Hyuk-

    Él debía tener información sobre todos los hijos del Kraken. Necesitaba contactar con él y Jonghyun era el vínculo perfecto. Lo llamó por teléfono y comunicaba, así que salió del estudio sin pensar en las consecuencias. No obstante, una mano la agarró del antebrazo impidiendo que avanzara más.

    -¿Dónde crees que vas?- Preguntó esa persona. -¿Estás loca?-

    Era Yonghwa. -Ya, tranquilo hermanito- “Ups!” se dijo, no quería resultar borde pero así fue. Yonghwa no se molesto igualmente. Traía unas bolsas llenas de lo que Lara no pudo ver. Lo miró y quiso apartarlo bruscamente hasta que recordó que merecía una explicación y una disculpa.

    -Lara...-

    -Lo siento Yonghwa, por lo de ahora y por lo de ayer. Me comporté como una gilipollas. Lo siento-Se disculpó sinceramente. -Estaba esperando a que vinieras, tengo que hablarte de una idea que quizás resuelva nuestros problemas-

    -Primero comamos y luego hablaremos del plan. Necesitamos mucha fuerza para lo que viene- Alzó las bolsas mientras le indicaba que volviera adentro.

    -Entonces era comida lo que traías...- Se relamió y obedeció.

    Una de las cosas que más convencían a Lara era un buen plato de comida antes de ponerse manos a la obra para una misión o para lo que fuese. Esto era aún más importante así que reponer fuerzas les serviría para pensar mejor en un plan. Mientras comían Lara le enseñó las fotos de los planos y los puntos estratégicos que el mismo Kraken había señalizado. También hablaron de cómo llegarían al sitio sin que Jae Hyuk lo supiera y cómo la muchacha intentaría contactar con la madre de Tower.

    -Bi Hyuk está en camino y Jonghyun me acaba de contestar el teléfono. Se ha desvelado y estará aquí en media hora- Aseguró Yonghwa entrando en la sala aún con su móvil en las manos.

    -Yo a quien no localizo es a Bo Ah. No quiero pensar que haya vuelto con él, estuvo apunto de matarla, joder, ¿y si le ha pasado algo malo?- Yonghwa se sorprendió por la preocupación de Lara.

    -¿Vosotras no os odiabais?-

    -Es una larga historia pero te puedo asegurar que no la odio- Le confesó.

    -No te preocupes. Lo más seguro es que esté alejada de todo esto. Ambos la conocemos y sabemos que hará lo correcto, sabe cuidarse de si misma- Sí, tenía razón. Bo Ah era buena en ello.

    -Sí, prefiero pensar lo mismo que tú. Además, las malas noticias vuelan- Se convenció Lara.

    -Chicos, ya estoy aquí- Bi Hyuk apareció por la puerta un poco agitado. -Lara, esto es para ti- Le entregó un ordenador portátil. -Desde aquí podrás acceder a la base de datos de la policía y averiguar lo que quieres saber. Si alguien supiera sobre esto me despedirían- Se rió. -Ya he contactado con varios amigos del cuerpo, muchos me apoyan, gracias a ese granuja de Hyun, las pruebas han sido más que convincentes, simplemente era camelárselos bien y él lo ha conseguido. Ellos han podido ver la gravedad del asunto. No les he dicho sobre tu ubicación Lara, así que no te preocupes- Posó una mano en el hombro femenino mientras le sonreía. - Mi pequeña, todo el mundo sabrá que eres inocente muy pronto, sólo hay que esperar- Aquel adjetivo no pasó desapercibido por ella y frunció el ceño un tanto confundida.

    -¿Qué tiene en mente comisario?- Le cuestionó Yonghwa.

    -Veamos...- Se sentaron para hablar más cómodamente. Todo estaba quedando claro cuando el grito de Lara los alertó.

    -¡¡Está viva!!- Los miró entusiasmada. -La madre de Tower sigue viva-

    Después de investigar dio con sus datos, captando el número de teléfono llamó sin demora. Al escuchar el nombre de su hijo la mujer sollozó, hasta Yonghwa la escuchó desde donde estaba. Lara contuvo las lágrimas con su trágica historia y sintió un gran alivio cuando, al decirle que conocía a su hijo y que podía ponerla en contacto con él, la madre no dudó en decirle que hiciera lo que fuese por devolverle a su hijo. No quiso entrar en más detalles, simplemente avisarle que él también la extrañaba, aunque fuera arriesgado. No estaba segura de que Tower cediera a su plan por eso.

    -Sólo queda hablar con Tower- Anunció Lara.

    -Si ves que es muy arriesgado, no lo hagas Lara. Tenemos los medios suficientes para derrotarlo de una vez por todas- Le propuso Yonghwa yendo hacia ella.

    -No lo conocéis- Miró a Bi Hyuk. -Bueno, usted puede que sí pero sabe que nunca se sabe con él. Seguramente ya haya descubierto lo de las fotos y ha trazado otro plan. Necesitamos a alguien dentro. El riesgo lo corro yo, no se preocupe-

    -¿Qué no me preocupe?- Parecía molesto. Lara se extrañó y recordó el adjetivo anterior, no era normal que ese hombre le diera tantas atenciones. -Yo soy...- Se vio interrumpido por Jonghyun. Los tres en el interior de la sala se volvieron hacia él, ni habían notado que ya estaba dentro.

    -Señor, deje que yo se lo diga. He llevado este secreto muy lejos pensando en que la protegía y creo que ya es el momento de decirlo- Se puso cara a cara con la muchacha y suspiró antes de continuar. -Siento no haberlo dicho ayer y dejaros pensando en esa mentira pero tú y Yonghwa no sois hermanos. Jae Hyuk es tu padre, Lara-










    Permissions beyond the scope of this license may be available at http://el-mundo-de-lauralrp.blogspot.com.es/.