jueves, 20 de junio de 2013

No puedo verte XIV

Capítulo catorce de este fic con Jonghyun ;)


Capítulo 13: Un plan macabro





Capítulo 14: La felicidad es efímera

-Lo lograré. Estoy seguro- Aseguró Jonghyun a su fiel amigo. Sin salir de la empresa, lo había citado en su antigua oficina. Quizás tuviera que volver a ella después de todo. Sabía que todo lo que dijera tendría que tener una razón contundente para que Hyo Jo lo apoyara sin poner de por medio sus principios. De lo más difícil se encargaría él y así no tener que implicar demasiado a su compañero.

-Sí pero esto es bastante jodido Jonghyun. Si algo sale mal estarán en problemas. La suplantación de identidad está penada y no sólo por unos meses de cárcel... Y qué decir de invertir con dinero fantasma. Si te pillan... Estarás acabado- Explicaba el joven con toda la razón del mundo. No aceptaba que se expusiera tanto. Un paso en falso y el que iba a pagar sería él y no su padre.

-Lo sé pero quiero demostrar que no está limpio y para esto debo entrar en su mundo. Saber todos y cada uno de sus movimientos como si fuera él. Debe salir bien, tiene que salir bien- El autoconvencimiento no parecía ser muy efectivo pero necesitaba hacerlo y llenarse de confianza. Era lo único que podría hacer contra su padre. Sólo rezaba por que nada se torciera en algún momento.

-Eso espero Jonghyun, eso espero- Palmeó la espalda de este un par de veces antes de sentarse de nuevo en una de las sillas. Jonghyun, sin embargo, seguía de pie apoyado ligeramente sobre el escritorio.

-Mañana mismo debes hablarle a mi padre sobre el nuevo inversor. Recuerda que debes decir: Muy rico, extranjero y un tanto quisquilloso a la hora de invertir. Mi padre no podrá resistirse a un tipo así. Cuando quiera reunirse ya veremos qué hacer, por ahora debe quedarse deslumbrado por este tipo. Si estoy en lo cierto, hará todo lo posible por conseguirlo, incluso sobornándolo si hace falta. Ahí será cuando entre en acción todo lo que yo averigüe en estas semanas- Sus palabras eran bastantes seguras, aunque de la teoría a la práctica había un gran trecho.

-Es un plan magnífico pero a la vez muy peligroso Jonghyun. Te apoyaré siempre pero tengo la obligación de avisarte en donde te estás metiendo...- Le agradeció de nuevo el apoyo y, por supuesto, el intento de convencerlo para que no arruinara su vida así. Sin embargo, su padre se merecía aquello y haría todo lo posible por detener cualquier negocio turbio que estuviera por hacer. Lo conocía, sabía que no podía estar mucho tiempo sin hacer de las suyas y estaba decidido a descubrirlo ante el mundo ¿Cambiado? Jamás, su padre era el mismo delincuente que hacía diez años. No era policía, ni nada parecido pero necesitaba hacer justicia. Más que nada por la gente que arrastraba con sigo al hacer barbaridades en sus negocios.

-Iré con pasos de plomo, no te preocupes. Mientras debemos hacer que Young Mi salga de la empresa. Con ella aquí todo esto peligra- Parecía más tranquilo en ese “pequeño problema” había algo de lo que estaba seguro y era la actuación de Taemin. Si este quería ganar la apuesta cedería ante lo que le propusiera. Su ayuda serviría para apartar a Claire de Alice mientras trabajaba en la empresa. Él mismo se encargaría de que en un futuro la abandonara pero por el momento no poseía una razón contundente para hacerla renunciar.

-Sé que piensas en Taemin para intentar alejar a Claire pero ¿Qué te garantiza que él sepa cómo tenerla a raya?- Efectivamente, Hyo Jo, había dado en el clavo. Por lo que tenía entendido, Young Mi odiaba a Taemin.

-Su relación no es muy buena, lo sé. Pero Taemin es bueno con las mujeres y con ella no será diferente, además... La chica piensa que trabaja aquí como el hijo del dueño. Podemos jugar con eso...

-Está bien, ahora lo único que queda es perfeccionar cada punto e ir metiendo poco a poco la mano sin que nadie se de cuenta de nuestros movimientos- Concluyó Hyo Jo yéndose hacia la entrada de aquella oficina. -Llámame si se te presenta algo ¿Vale?

-Sí... Hyo Jo- Al llamarlo este se giró. -Gracias. Por todo. Te lo compensaré. Recuerda que aún tenemos otros desgraciados que meter en prisión, te prometo que todos y cada uno de ellos pagará por lo que nos hicieron- Fue hacia él posando su mano en el hombro apretándoselo en señal de confianza. -Eso tenlo por seguro

-Sí, así será si no te meten en la cárcel antes...- Su tono divertido sorprendió por un momento a Jonghyun que al final terminó por reírse de la irónica situación. Era cierto, tendrían que ser demasiado meticulosos para que el tremendo plan funcionara al cien por cien.

---

Las dos muchachas andaban por la avenida principal de aquel barrio. El frío se hacía presente aun entrando en Marzo. No había nevado en días y amenazaba en hacerlo en ese momento. Sus pasos se aceleraban al notar que cada vez se helaban más. Young Mi sonrió al ver como varios copos de nieve se posaban en su rostro.

-Hacía tanto tiempo que no veía la nieve...- La melancolía con la que había dicho eso, Alice la captó enseguida. En esos instantes rezaba por tener la oportunidad de volver a ver. De volver a apreciar aquel clima maravilloso que tanto le gustaba. Entonces le vino a la mente ese milagroso segundo. Donde había contemplado los labios de Jonghyun. Tan carnosos, los degustó de nuevo en su mente. No podía creer que se le diera la oportunidad de verlos. Hubiera querido tener unos segundos más para memorizar cada punto de su rostro pero sólo le dio tiempo a quedarse con esos labios. Quizás fuera por el frío o seguramente por sentirse débil ante ese recuerdo que no pudo resistirse a comentárselo a Young Mi.

-Claire... Lo vi- La susodicha paró en seco. Sospechando que se trataba de una broma.

-¿Qué “viste”ahora?- Puso énfasis en la palabra ya que seguramente se refería a otra cosa, simplemente hablaba metafóricamente.

-Sus labios. Los labios de Jonghyun. Por unos segundos se me dio el milagro de volver a ver amiga. Llegué a ver parcialmente su cara pero sus labios... No puedo sacarme esa imagen de la cabeza

-Espera espera espera ¿Me estás diciendo que tú, con tus ojos “viste” a Jonghyun?- Se había girado hacia ella poniendo sus manos en los hombros de Alice.

-Así es. Por un momento mis ojos abandonaron la oscuridad Claire ¡Los vi! ¡Vi los labios de Jonghyun!- Sin más, Young Mi agarró el mentón de su amiga examinando cada milímetro de sus ojos.

-No me tomes el pelo- La muchacha negó con la cabeza. -¡No me lo puedo creer! ¿De verdad?- Fue correspondida ahora con un gesto afirmativo. La felicidad comenzaba a desbordarla, acto seguido se abalanzó a Sung Hye mediante un poderoso abrazo. -¡Esto, esto es genial! ¡Genial!

-Ya ¡Ya! Sólo fueron unos segundos, cuando me di cuenta volvía a no ver nada... Fue tan hermoso. De verdad me gustaría saber cómo es. Quiero saberme de memoria todo su rostro... Daría la oportunidad de ver otra vez sólo para guardarme en lo más profundo cada centímetro de su cara. Te lo juro...

-¡No! Esto es una señal. Buena o no, lo es. Ahora sería bueno un examen médico para ver si tienes posibilidades de volver a ver. ¿Te imaginas Alice? ¿Volver a ver?- Su alegría era contagiosa. No podía hacerse muchas esperanzas pero la energía de Young Mi la incitaba a soñar. Anhelar ser completamente normal. Contemplar de nuevo el mundo como todos los demás. ¿Podría ser cierto? ¿Le darían esa segunda oportunidad? Notó como su amiga la dejaba de abrazar, ahora agarraba sus muñecas algo que siempre hacía al quererla convencer de algo.

-Me debes un chequeo. Te lo harás ¿Verdad?- No tenía escapatoria. Odiaba tener que ver algo con los médicos, ya era suficiente con su psicólogo. Tampoco perdía nada por acceder. Esto era algo diferente, esta vez podía descubrir que quizás su vida se vería bendecida con la luz. Esa luz que tanto había deseado y que jamás reflejaba en el exterior. Siempre aparentaba contentarse con su ceguera pero ciertamente esperaba el día que sus ojos volvieran a funcionar correctamente. Aquello parecía estar más cerca de lo que nunca había estado. No dudó en asentir con fuerza ante la petición de su fiel amiga.

-Lo haré Claire. El no ya lo tengo, no pierdo nada- Sintió de nuevo los brazos de Young Mi. Ahora sí la apretaba con todo su ímpetu.

---

Seguro de si mismo se sentó frente a su escritorio. Sabía que su hijo estaba por volver a él. Y más ahora que descubría su punto débil. Su mente se trasladó un día atrás donde uno de sus hombres había entrado en su oficina con varios documentos. Al hojearlos se detuvo en una foto. Su hijo besaba intensamente a una mujer. El anexo que acompañaba a la imagen contenía los datos de ella. Sung Hye. Lo que más le llamó la atención es que, precisamente, había presentado su curriculum en la empresa. Otra cosa interesante para él fue ver la discapacidad especificada en aquellos papeles. Era ciega.

Todo estaba a su favor, cada paso dado por su hijo lo controlaría. Y esa mujer era la clave para el éxito. Lo tendría en sus manos amenazándolo con la frágil ciega que tenía por novia. Su costumbre de encapricharse por los mas débiles. Alice era perfecta para ese papel de mártir mientras su hijo se ofuscaba en defenderla, él podría ocuparse de sus asuntos sin que este se entrometiera. Perfecto.
Su sonrisa se ensanchó al ver a Jonghyun irrumpir de mala gana en su despacho.

-Está bien. Tú ganas, vuelvo a la empresa

-Me alegra tanto saber que mi hijo vuelve a encauzarse hacia el buen camino- Se levantó con total parsimonia hacia su hijo. Este lo siguió con una incisiva mirada, su furia se desprendía de ella.

-Te aclaro que me tomaré al pie de la letra todo lo que conlleva volver “papá”...- Esa última palabra la decoró de un total desprecio hacia el susodicho. El señor Kim fijo su atención en él, expectante. -Meteré mis manos en cualquier negocio que se haga en esta empresa. Incluso en el más insignificante cambio de personal ¿Te queda claro?- Avistó un cierto brillo en los ojos de su padre. No quiso preguntarse a que era debido.

-Clarísimo hijo. Me alegra que por fin ames a esta empresa tanto como yo- Hizo el amago de abrazarlo pero Jonghyun se aparto reticente. No quería tener ni el más simple contacto con ese demonio.

-Esto no significa que nuestra relación cambie. Tú y yo no somos nada. Me importa una mierda eso de “los lazos de sangre” jamás fuiste nada para mí y nunca hiciste nada para que eso cambiara. Ahora no intentes fingir que no lo sabes- Lo señalaba acusatoriamente.

Al terminar con su aclaración se fue de aquella oficina. Ambos tenían planes peligrosos y ninguno de los dos se rendiría en su empeño de hundir al otro. Estaba por llegar una lucha encarnizada por el poder y la justicia según con qué ojos se mirara. Cada uno utilizaría sus más duros métodos para derrotar a su contrincante, sabiendo que ponían en peligro más que su simple orgullo...

---

Aún no llegaban a casa, se habían parado a celebrar la respuesta afirmativa de Alice para hacerse el examen médico. Varios “No” después, Young Mi la convenció de ir a una cafetería para librarse del frío antes de volver a su hogar. Ahora estaban llegando a su barrio pero algo las hizo parar un tanto asustadas.

-¿Qué pasa Claire? ¿Por qué paramos?

-Sh, creo que nos están siguiendo. A la de tres te dejas guiar por mí y corres como si no hubiera un mañana ¿Vale?- La sujetó por la cintura apretando levemente para que avanzara más rápido.

-Dios mío. Dime que es una broma- Dijo temblorosa Alice mientras sin chistar se dejaba llevar.

-¡Corre!- Dicho esto notó la fuerza ejercida por Young Mi en su espalda, casi tropieza por el impulso pero al recuperar el equilibro pudo seguirla de cerca. Ahora sólo la unía a ella su mano extendida. Confiaba en su amiga, sabía que aunque estuvieran corriendo la guiaría por suelo plano y sin baches que la hicieran caer. Corrió como nunca antes y su mente desgraciadamente se trasladó al día más desgraciado de su vida. Tembló ante el recuerdo y Claire lo captó agarrando más fuerte su mano y incentivándola para que acelerara más en su huida. -¡Vamos amiga! ¡Vamos! No te dejes vencer

Lo que Young Mi no vio al girar su rostro a Sung Hye es que se les cruzara alguien en su camino. El susto provocado por aquel joven hizo pensar a la muchacha que era el final pero al reconocer de quien se trataba suspiró aliviada. Taemin le sonrió antes de hablar.

-¿Por qué venís corriendo?- Sorprendentemente se encontró rodeado por los brazos de Claire. No lo podía creer y desvió su mirada a Alice para que su cuerpo no reaccionara demasiado al contacto femenino. Tragó saliva. -¿Qué... Qué ha pasado?- Tartamudeó dirigiéndose a la muchacha ciega.

-Nos perseguían, alguien venía detrás según Claire- Aclaró pesadamente la joven aun agitada por el esfuerzo al correr. Al decir esto Taemin pudo ver como una figura iba hacia ellos ¿No desistía en perseguirlas habiendo dado con él? ¿No era un simple cobarde que seguía a las mujeres cuando estaban solas? Apartó delicadamente a Young Mi de él y tiró de Sung Hye, poniéndolas atrás suya. Quería comprobar de que estaba hecho este tipo que terminaba por alcanzarlos.


Capítulo 15: Hasta donde llega la maldad


Licencia de Creative Commons
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://www.facebook.com/LaCulturaKPopYJPop.